Cómo ganar en una Mediación Familiar. ¡10 Consejos para afrontarla con éxito!

Cómo ganar en una Mediación Familiar. ¡10 Consejos para afrontarla con éxito!

Intro

¡Muy buenas a todos!

Mi nombre es Marco Antonio Manzano, mediador familiar y autor de este blog sobre Mediación y Resolución de conflictos.

En el siguiente artículo vamos a ofrecer una serie de consejos para afrontar con éxito un proceso de Mediación, algo novedoso en nuestra sociedad y que vamos a intentar explicarlo de forma sencilla, resolver todas esas pequeñas dudas que puedan surgir y también ofrecer algunos tips para sacar el mayor beneficio posible en tu Mediación Familiar.

Unos pequeños consejos que pueden servir para personas que van a iniciar un proceso de Mediación próximamente y no saben muy qué decir en una mediación familiar o  cómo enfrentarse a ella.

También puede servir de ayuda para personas que se encuentran ya inmersas en una Mediación y quieren sacar el máximo partido posible del proceso, o simplemente, para todos aquéllos que quieran aprender a gestionar de una forma más positiva los conflictos que se nos plantean en nuestro día a día.

Si una vez que hayas leído este artículo, sigues con alguna duda sobre cómo enfrentarte a una mediación familiar o te hace falta un consejo extra puedes pasarte por mi consultorio gratuito.

¡Será un placer ayudarte!

Cómo ganar en una Mediación Familiar

¿Qué es la Mediación y para qué sirve? 

Conoce con detalle a qué te vas a enfrentar y asegúrate de que es la opción más adecuada para empezar a solucionar tu conflicto.

En primer lugar, cuando nos enfrentamos a algo como la Mediación, que es novedoso y lleva pocos años en nuestro país, es necesario aclarar todas nuestras dudas, saber con qué nos vamos a encontrar y estar completamente seguros de que la Mediación puede ayudarnos a resolver nuestro conflicto.

Te dejo aquí un enlace, en el que podrás consultar la Ley de Mediación por si tuvieras alguna duda.

La Mediación se trata de un proceso para resolver cualquier tipo de problema contando con la ayuda de un mediador, que será el encargado de guiar el proceso y de intentar que las partes puedan alcanzar un acuerdo pactado que sea beneficioso para ellas.

Se trata de un proceso sencillo en el que las partes serán las protagonistas y podrán hablar de todos los temas que puedan preocuparles, con el objetivo de acercar posturas a través del diálogo y la negociación y, de esta forma, poner fin al problema que se plantea.

¿Quieres conocer de forma sencilla en qué consiste la Mediación y las razones más importantes por las que optar por esta vía antes que iniciar un juicio para resolver cualquier problema?

Echa un vistazo a este pequeño vídeo o infórmate en este enlace.

Una de las ventajas más importantes que tiene la Mediación es que se trata de un proceso que se adapta perfectamente a las partes en conflicto y a sus necesidades e intereses.

Resulta muy favorable este método, para tratar asuntos como pueden ser los divorcios o separaciones, a la hora de discutir aspectos como el régimen de visitas, la pensión de alimentos y otros muchos que con un acuerdo entre las partes van a facilitar mucho todo el proceso y nuestra situación personal.

(Quizás te interese este artículo donde explico con más detalle algunas cuestiones sobre la Mediación en proceso de divorcio y separación)

Una vez que conocemos perfectamente a qué nos vamos a enfrentar y hemos determinado que es una buena opción para empezar a solucionar nuestro conflicto, vamos a conocer estos prácticos consejos sobre cómo ganar una Mediación familiar.

¡Empezamos!

Consejos sobre cómo enfrentarse a una Mediación familiar y cómo ganar en una Mediación Familiar 

  1. Ármate de paciencia

Todos nos encontramos en situaciones conflictivas en nuestra vida, ya que el conflicto es una constante en nuestro día a día y nadie se va a salvar de sufrirlo.

Por ello, una adecuada gestión de nuestros conflictos, sean del tipo que sean, va a ser necesaria si queremos sacar el máximo provecho de estas situaciones de dificultad, en lugar de caer en la desesperanza y el abatimiento.

Nos encontramos con situaciones muy difíciles como son las rupturas de pareja, los divorcios y separaciones, donde nuestro ánimo está a niveles bajísimos, nuestro mundo ha pegado un cambio drástico del que todavía no somos conscientes.

Por otro lado, nos asaltan las dudas y los miedos, y nos encontramos prácticamente solos en momentos donde además la situación que estamos pasando, tenemos que lidiar con un abogados, jueces, mediador divorcio…étc

¡Tranquilo! La Mediación va a adaptarse a tus necesidades, tómate tu tiempo, infórmate perfectamente de todo, cuenta con un abogado de confianza que te asesore de todas las vías posibles y confía en el proceso de Mediación.

Allí vas a tener mucho que decir, se va a hablar de todo lo que te preocupe, en sesiones individuales y también conjuntas, No tengas problema si no quieres estar en la misma sala que la otra persona, ¡Hay alternativas!

Mediador

Con la ayuda del mediador seguro que puedes conseguir acuerdos muy satisfactorios, aunque al principio parezca misión imposible.

Olvídate de jueces, sentencias, reuniones de abogados y céntrate en ti, en estar tranquilo, en apoyar a los tuyos y en buscar lo que necesites durante la Mediación.

Ah, y no te preocupes, si no es posible llegar a un acuerdo en la Mediación, siempre queda la posibilidad de acudir ante el juez para que decida.

Pero, ¿No crees que es mejor intentarlo, aunque parezca díficil?.

Seguro que conoces la frase de “Es mejor un mal acuerdo que un buen pleito

Consejo:

Ármate de paciencia, relájate, piensa en ti y en tu salud, es necesario que te encuentres con fuerza, con confianza y con energía para enfrentarte a una Mediación con éxito y ganar mucho durante el proceso.

2. Sé cordial y educado con la otra parte aunque no actué de la misma forma

Manda un primer mensaje de colaboración.

Salúdale y sé cordial para empezar con buen pie el proceso.

Si te provoca o dice cosas para sacarte de tus casillas, contesta con buenas palabras.

Quedará descolocado con tu reacción y se dará cuenta que no ha conseguido el objetivo de desestabilizarte.

El mediador que lleve el proceso, es un experto en la gestión de conflictos y hará saber a las partes que el conflicto es algo constante e inevitable en nuestras vidas, y estas situaciones de dificultad pueden suponer un desafío para seguir creciendo y avanzando.

funciones del mediador

Por ello, una de sus tareas principales será la de ayudar a las partes a asumir la responsabilidad de su conflicto e intentará que las partes trabajen de forma cooperativa y colaboren tratando de poner fin a un problema que les está perjudicando.

3. Preparáte bien y conoce perfectamente lo que quieres

No te dejes llevar por nadie en estos momentos difíciles y recapacita.

Haz un esfuerzo por examinar tus intereses y empieza a trabajar por ellos.

Piensa en el futuro, y no te quedes anclado en el pasado, es hora de pensar en ti y en los que realmente te importan.

Confecciona en una lista lo que realmente estás buscando y enumera tus prioridades.

Piensa que propuestas estarías dispuesto a aceptar de la otra parte y piensa todas las variantes que puedas encontrarte una vez estés en la sala de Mediación.

¡Este trabajo es súper importante para ir confiando al proceso! Con una buena preparación, tienes mucho ganado.

4. ¿Qué decir en una Mediación familiar? Comunica de forma eficaz

Si has realizado de forma adecuada la preparación, ya conoces perfectamente tus intereses, puedes intuir más o menos lo que la otra parte puede solicitarte y cómo puede actuar durante las sesiones.

Durante las sesiones, se te va a dar la oportunidad de expresar todo lo que te preocupa, cómo te sientes, qué necesitas, qué te gustaría mejorar. Absolutamente todo, por mínimo que sea el detalle.

Si crees que es importante, hazlo saber durante la Mediación y pon sobre la mesa tus intereses, qué estás buscando y cuáles son para ti las mejores formas de poner fin al conflicto. 

Haz un esfuerzo por expresar bien tu punto de vista, haz una buena estructuración, argumenta tus decisiones y utiliza palabras asequibles y sencillas, sin términos jurídicos que te haya podido decir tu abogado.

Si logras expresarte de forma amable, ordenada, directa, sin irte por las ramas y de forma convincente, es un forma ideal de comenzar a buscar opciones de acuerdo.

No es buena opción hablar utilizando indirectas y palabras que hagan estar incómoda a la otra parte. Si la otra parte te hace sentir incómodo con sus gestos, con sus palabras o sus actos, explicítalo y coméntalo sin problema.

Deja claras las normas con las que quieres que se lleve a cabo la mediación.

Por último, intenta no dejarte información importante para la negociación con el objetivo de obtener ventaja, tienes la oportunidad de prepararte perfectamente y de intentar convencer con buenos argumentos de tu punto de vista a las demás partes.

Es bueno incluso que lo lleves apuntado, una especie de guión, para que no se te quede nada importante sin comentar.

Son temas delicados y una buena preparación a la hora de expresar tu punto de vista puede ayudarte mucho.

5. Esfuérzate en escuchar la otra parte. Escucha de forma activa.

En la escucha activa tendremos que emplear nuestra atención plena y nuestros 5 sentidos, para intentar captar verdaderamente lo que nos quiere transmitir el emisor.

Un tipo de escucha que resulta necesaria, si queremos que haya una comunicación efectiva durante todo el proceso y que resulta muy diferente, de lo que solemos hacer cuando tenemos una disputa con otra persona, y que simplemente es;

“Oír al otro para contestar rápidamente a lo que acaba de decir”

Con la escucha activa, las  partes podrán sentirse escuchadas y comprendidas,  y poco a poco se podrá ir generando una mayor empatía y confianza entre las partes, aunque parezca realmente difícil al comienzo.

¿Estás preparado para realizar una escucha activa?

6. Conócete a ti mismo y potencia tu Resiliencia

¿Cómo actúas en momentos de presión? ¿Tus emociones toman el control cuando estás furioso, nervioso o con miedo?

Intenta pararte a reflexionar sobre estas cuestiones.

En los procesos de Mediación es normal que afloren multitud de emociones, ya que se suelen tratar temas delicados e íntimos.

Es bueno hacer un ejercicio de auto-conocimiento y saber cómo actuamos en esta ocasiones donde el nivel emocional es alto como las discusiones o los momentos de estrés.

En estos momentos nuestra comunicación no verbal, nuestros gestos, nuestra cara o nuestra temperatura corporal pueden ser buenos indicadores de que las emociones pueden estar empezando a tomar el control y tenemos que resituarnos y cambiar con la dinámica. Atento nuestras alarmas corporales.

Se darán ocasiones en las que empezaremos a elevar la voz o notemos que nuestra cara se va enrojeciendo.

Estos indicadores nos pueden ayudar mucho para conocer en qué momento debemos cortar con la dinámica, tomar un respiro y seguir desde un punto mas calmado de la conversación.

Nos puede servir también para anticiparnos y poner remedio a situaciones desagradables que ocurren cuando las emociones han tomado el control y es difícil actuar como nos gustaría, echando por tierra todo el trabajo realizado hasta el momento.

¿Conoces ya cómo te comportas en este tipo de situaciones?

7. Aprende a negociar de forma efectiva

La mayoría de las personas cree que un buen negociador es un negociador agresivo.

Yo creía lo mismo, hasta que me formé en el ámbito de la negociación y comprendí que la preparación de la negociación por un lado, y lograr ver al otro negociador como un colaborador, son dos puntos esenciales para alcanzar unos resultados beneficiosos en toda negociación.

Si quieres conocer unos pequeños consejos sobre cómo negociar mejor, puedes mirar este vídeo de 3 minutos. Te sorprenderá lo que puedes aprender cambiando únicamente ciertos detalles como la forma de comunicar. ¡Echa un vistazo!

8. Confía en la figura del Mediador

Este profesional siempre va a actuar desde una posición neutral e imparcial. ¿Sabes exactamente cuál es su función?

El mediador siempre va a querer lo mejor para las partes, así que confía en su saber hacer, ya que su objetivo principal será el de crear un entorno cercano y sin tensiones, donde se pueda hablar sobre cualquier conflicto, tratando de acercar las posturas y generar opciones de acuerdo. ¡Seguro que os lleva por el camino adecuado!

De todas formas, si no estuvieras de acuerdo con la actuación del mediador, crees que no está actuando de forma correcta, o simplemente, no te encuentras a gusto, solo tienes que decirlo. ¡Recuerda que la Mediación es totalmente voluntaria!

Si necesitas saber con mayor profundidad cómo actúa un mediador, te recomiendo este artículo donde te lo explico con detalle, ¿Qué es un Mediador? 5 Razones por las que te ayudará con tu conflicto

9. Aprende a ver tu conflicto desde otra perspectiva

Un consejo difícil de poner en práctica, ya que es un tema que te está afectando y lo vives en tus propias carnes.

En estos casos, es bueno hablar sobre nuestro problema, desahogarnos, escuchar diferentes opiniones de nuestros amigos, familiares y profesionales. ¡No te cierres solo a lo que te recomiende el abogado!

Lo que conocemos como salir al balcón a mirar el conflicto.

Apuesta por abrir el abanico de posibles opciones de acuerdo y con la ayuda del mediador se podrá trabajar con diferentes dinámicas, preguntas y aportando un toque de creatividad.

Si tenemos esto en mente, durante el proceso es posible agrandar la tarta, abrir la mente y explorar más allá de esa idea o propuesta única que solemos tener en la cabeza cuando tenemos un conflicto y no cerrarnos sin más en nuestra posición, esperando a que nos den la razón.

Si existe durante el proceso una comunicación fluida, la mediación permite abrir nuevas y sorprendentes posibilidades de acuerdo y las partes podrán pactar la que les resulte más adecuada.

El famoso Ganar-Ganar que apuesta por encontrar ese punto de acuerdo, que logra satisfacer tanto los intereses de una parte, como los de la otra. Algo que al inicio del proceso parecía un imposible. ¡Confía!

Cómo ganar en una Mediación Familiar

10. Ten presente que todo pasa

Es un momento difícil en el que tienes que intentar dar lo mejor de ti.

Aprovecha la Mediación para sacar cosas positivas de esa experiencia y comienza a trazar tu futuro con unos acuerdos elaborados por ti, y no por un Juez.

Unos acuerdos flexibles, más duraderos y con un mayor índice de cumplimiento, ya que lo eliges tú, la persona que mejor sabe tu situación y lo que realmente quieres y necesitas.

La Mediación apuesta por la buena comunicación y la mejora de las relaciones, que va a suponer un plus a la hora de encarar tus problemas en situaciones cómo pueden ser las rupturas de pareja o las separaciones con hijo, donde una buena comunicación podrá ser mucho más llevadero y sin duda, redundará en el beneficio de los hijos.

Las personas que apuestan por la Mediación, bajo mi punto de vista son unos valientes, ya que han decidido tomar la iniciativa y comienza a gestionar sus problemas, en lugar de dejarlo todo en manos de abogados y jueces.

Además, con la Mediación verás cómo hay un mayor ahorro económico y de tiempo, ya que según datos del banco mundial, un proceso de Mediación es un 76% más económico que un proceso Judicial y hasta 5 veces más rápido.

Con esto finalizamos el artículo de hoy, esperando que te sirva de ayuda y logres a través de la Mediación, lo que realmente estás buscando.

Y recuerda siempre que… ¡La gran parte del éxito de una Mediación está en tu mano!

¡Suerte y Hasta la próxima!

 

Si necesitas resolver alguna duda, necesitas algún consejo extra o quieres que te ayude en cualquier asunto, puedes visitar mi consultorio gratuito.

¡Será un placer ayudarte!

Cómo ganar en una Mediación Familiar. ¡10 Consejos para afrontarla con éxito!
4.6 (92%) 10 votes

Marco Antonio Manzano Palomero

Mediador Familiar y Abogado.

[email protected]

Cómo ganar en una Mediación Familiar

 

2 comentarios en “Cómo ganar en una Mediación Familiar. ¡10 Consejos para afrontarla con éxito!

  1. Buenas tardes, Ángeles

    Entiendo que si las dos partes están de acuerdo y el mediador no ve impedimento, no hay problema.

    Sí únicamente ha habido un error de redacción en el acta final de acuerdo se puede modificar, ya que la buena fe del proceso de mediación y también la flexibilidad son principios básicos. Si tienes alguna duda o me quieres comentar con más detalle no dudes en escribirme a mi correo electrónico.

    Un saludo y buen día.

  2. Se puede ratificar incisos en la mediacion ya firmada si hay error de redaccion por no agregar un punto.convenido.

¿Te gustaría dejar un comentario? Comparte con todos tu valoración o cualquier cosa que quieras comentar!

A %d blogueros les gusta esto: