Guía europea de Mediación y A.D.R

Guía europea de Mediación y A.D.R

Guía europea de Mediación y A.D.R
Vota este artículo!

En el pasado mes de Febrero, el Instituto Internacional para la Prevención y Resolución de Conflictos (CPR), anunció el lanzamiento en castellano de la Guía Europea de Mediación y los Métodos Alternativos de Resolución de Conflictos

El objetivo principal de esta guía desarrollada por el Consejo Asesor Europeo del CPR, formado por un grupo de abogados expertos de empresas y despachos líderes, es la de dirigir una serie de directrices a las corporaciones que trabajan tanto en Europa como en el resto del mundo para ayudarles a concebir y aprovechar de mejor manera el elenco de “M.A.R.C” existentes, haciendo especial incidencia en la  mediación y sus posibilidades.

Esta guía nos muestra en sus páginas cuándo puede ser apropiado utilizar los diversos A.D.R, y también añade sugerencias prácticas sobre su aplicación, así como enlaces a materiales y recursos de apoyo que complementan la información de la guía.

La guía inicia explicando la multitud de opciones para las partes que quieren participar en las ADR, afirmando que no todos los procesos son apropiados para todas las partes ni todas los conflictos que se plantean en el día a día.

El paso inicial para identificar el proceso más apropiado será el de entender cuáles son las opciones disponibles y examinar en profundidad qué opción puede responder mejor a las necesidades y circunstancias de las partes que intervienen. Este análisis deberá tener en cuenta hasta qué punto las partes han optado por uno o más procedimientos de resolución de conflictos en las cláusulas de los contratos firmados y si se ha pre-establecido la manera en la que esos procedimientos deberían llevarse a cabo.images jkl(1)

A la hora de decidir cuál de los procesos de ADR resulta el más apropiado para resolver su conflicto, las partes deberían examinar una serie de aspectos como los que vamos a ver a continuación:

– La naturaleza de la disputa: ya que resulta necesario determinar si el objeto de la controversia es de naturaleza legal, técnica o solo tiene por objeto una reclamación de cantidad.

– La medida en la que el proceso puede explorar y originar opciones de acuerdo que respondan a los intereses subyacentes (como puede ser los intereses económicos, de reputación, personales, emocionales) además o en lugar de los derechos y obligaciones legales de las partes.

– Si las partes optan por un proceso facilitativo que les ayude a alcanzar un acuerdo comercial, o si prefieren un proceso evaluativo con el fin de evaluar los fundamentos de hecho y de derecho en los que se asientan sus posturas;

– Si resulta necesario un tercero neutral que adopte una decisión que las partes tengan que cumplir y/o tenga valor de precedente para una de las partes y, si se diera el caso, la formación y experiencia de cualquier parte neutral que requieran para que participe;

– Además es muy importante examinar qué nivel de control quieren tener sobre el proceso y qué grado de apoyo procedimental van a necesitar las partes;

-Y por otro lado, también deberán estudiar el marco temporal dentro del que se va a llevar a cabo el proceso, cuánto están dispuestos a gastar en la gestión administrativa y qué posibilidad tienen de ejecutar la solución que se logre.

La mediación es el método alternativo de resolución de conflictos más popular y como proceso, es susceptible de ser aplicado a en diferentes jurisdicciones y disputas internacionales. Es realmente efectivo en aquellos supuestos en los que existe una relación comercial continuada entre las partes pero además puede ayudar a las partes en prácticamente la mayoría de los conflictos, salvo cuando una de ellas necesita un resultado o remedio que sólo puede ser proporcionado por un tribunal, como por ejemplo en una orden judicial de cesación.

La mayor parte de las veces resulta más importante determinar el cuándo, más que si la mediación es la mejor solución para ayudar a las partes a llegar o aproximarse a un acuerdo.

descargatyuijnkl

Aunque la mediación no concluya en acuerdo, posiblemente al intentarse en un momento muy precoz de la vida de la disputa, la mediación puede ayudar a las partes permitiendo la identificación del conflicto y se concentren en los problemas clave entre ellos y logren identificar sus intereses subyacentes.

Las partes pueden negociar o mediar más de una vez en el curso de la controversia en el camino hacia la obtención de una resolución consensuada y la decisión sobre si mediar o no, también está muy ligada a la decisión de cuándo mediar en el ciclo de una controversia.

En resumen, cuanto más pronto se produzca el proceso de la mediación, mayores posibilidades existirán de ahorrar costes legales y de negocio y de evitar que se agrave el conflicto, pero no obstante, es necesario equilibrar y poner en una balanza una valoración sobre si las partes están preparadas para llegar a un acuerdo sobre el problema planteado, en el sentido de si los conflictos están lo bastante definidos y existe suficiente información para permitir un análisis exhaustivo sobre los riesgos de continuar o agravar la disputa planteada.

La guía nos proporciona una serie de cuestiones de gran utilidad que nos puede facilitar en la posibilidad de intuir un hipotético acuerdo o si por el contrario, está realmente complicado llegar a una solución pactada.

  • ¿El instinto te dice que es posible llegar a un acuerdo, aunque sea en una etapa posterior de los procedimientos?
  • ¿Cómo de importante es el objetivo de mantener la continuidad de la relación existente entre las partes? ¿Cuál es el estado actual de la relación?
  • ¿Cuánto control quieren tener las partes en el proceso ?
  • ¿La disputa sólo se refiere a la cantidad o un problema técnico específico?
  • ¿Los costes económicos de un proceso judicial o arbitral hacen que intentar una mediación merezca la pena?
  • ¿Resulta necesaria una resolución rápida del conflicto?
  • ¿Es necesario preservar la privacidad? ¿Es la defensa e imagen pública el objetivo primordial de alguna de las partes?
  • ¿Cómo de seguras están las partes de que su posición va a prevalecer en un tribunal o en arbitraje?
  • ¿Hay discrepancias entre las partes en términos de recursos económicos y sofisticación empresarial?
  • ¿Puede dar la mediación la oportunidad a las partes de explicar sus puntos de vista, rebajar la hostilidad entre ellas o incluso disculparse?

En el presente documento se resalta la importancia de cuándo mediar en el ciclo de la controversia, un punto clave, ya que desde el Instituto de Paz, Desarrollo Personal y Liderazgo abogamos siempre por la cultura de Paz, educar a la población para la gestión de sus disputas cotidianas, atajar los problemas desde el pre-conflicto, intentando que las personas vayan adquiriendo la mentalidad de que ellas mismas pueden gestionar de manera adecuada sus conflictos, sin la necesidad de acudir a un tercero para poner fin al problema.

Para finalizar, es necesario resaltar también temas inmersos en la guía y que resultan esenciales para comprender de una manera eficiente la mediación y las enormes posibilidades que puede aportarnos, como las características principales del proceso de mediación, como encontrar a mediadores profesionales bien capacitados, la preparación adecuada para  una mediación, una lista de preguntas frecuentes y por último, el examen de casos reales que pueden ayudar a los ciudadanos a concebir de mejor forma, cómo enfrentarse a un proceso de mediación y que este proceso vaya calando poco a poco en nuestra forma de vida y la resolución de los conflictos.

 

 

 

Marco Antonio Manzano Palomero

Marcomediacion.wordpress.com

Abogado Mediador – Administrador de fincas, Experto en A.D.R

[email protected]

Salamanca 2016

Bibliografía:

 

http://www.cpradr.org/Portals/0/2015-1201_CPR_EAB_Mediation_Guide_Spanish.pdf

 

 

¿Te gustaría dejar un comentario? Comparte con todos tu valoración o cualquier cosa que quieras comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: